Finalmente esa visión repugnante en todo su esplendor, desembocará en el arroyo de Alcedo. Se mezclará con las verdaderas aguas, a las cuales impregnará de todos sus componentes nocivos, e irrigará todo aquello que se preste en su camino.
Ir a:
Foto 1
Foto 2
Foto 4
Volver
Detalles
Foto 3